No introduciré el título aquí

Esta es la típica carta que ya estuvo escrita. Desde un sofá casi anónimo, a las puertas de un gran acontecimiento. No sabes el porqué de la misma, tan solo sabes que puedes, debes y quieres escribirte para reestructurarte, encontrarte de nuevo, una baliza de seguimiento por si el camino te produjo alguna confusión o te quisiste perder. Tan solo quiero que sepas que, conociéndote, pocos pasos en falso habrás tomado, y que hagas lo que hagas, goza siempre de tu ”seguridad” tan particular a la hora de realizar las acciones que sigues llevando a cabo.

¿Qué es de tí? Sé que acabarás llenando esto de material escolar, proyectos, trabajos. Sabes que no te gusta, pero lo haces igualmente, todo sea por la nota. Y sigues cuidando tu vocabulario, ya que hay familiares que te leen, que te echarán en cara su opinión (casi siempre buena pero seguirás sin creértela), pondrás un gesto de agradecimiento sin pensarlo diez veces, y seguirás llevando a cabo un proyecto. Que sepas que sigo estando orgulloso de ti, darás mucho más de lo que estás dando (que seguro que no es poco) y disfrutarás de tu poco tiempo libre al máximo. Tu podrás con ello, seguro.

¿Qué es de mí? Sigo esperando que se precaliente el horno. Ya sabes, nos encantan las pizzas. ”Incluso malas, están bien”. Espero que te acuerdes del significado de esta frase. Estoy a las puertas de empezar algo difícil y grande, lo cual ya habrás conseguido pasar. Solo escribo esto para cumplir, a las puertas de tu mayoría de edad. ¿Y la hora? No está elegida al azar, fíjate bien. Me quedan dos minutos de precalentamiento, tengo mucha hambre. Y espero que tú también la sigas teniendo, aunque tu estómago no suene de la misma manera.

Sabes de lo que estás hecho. Puedes cambiar el material, pero seguirás funcionando de la misma manera (hasta que aparezca otra menos mala). Sabes que siempre podrás mientras quieras, que al fin y al cabo, no es tan duro como lo pintaban, que esas canas tienen algo de bueno. Que te quieres, te respetas pero rara vez te aceptas y eso ”incluso malo, está bien”. Sigue así.

PD: ¿Te has sacado ya la francopeta de oro? ¿Y de diamante?

Anuncios

Un pensamiento en “No introduciré el título aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s