Pues no. Me niego.

En muchas de mis bromas/chistes creados para provocar el humor delirante a base de la desgracia o la degeneración de otros (que no son pocas veces), me topo con la respuesta adversa de algun@s (ya sabéis de qué pueden ir los chistes, si lo habéis pillado) que contienen esa risa profundamente y sacan a paseo su descontento y, la mayoría de veces, su enfado.

Todos queremos reír lo más posible. Hay muchos métodos para llegar a ese estado. Ya bien sea la caída tontísima de tu amigo, un buen monólogo de paramount, una película de R. Atkinson o un chiste. Este último es muy recurrido si el tiempo estimado para reír es breve, pero que no deja indiferente a nadie (exceptúese el humor extremadamente inteligente).

El humor negro no es más que un chiste dirigido a producir la risa a través de una historia sobre la degeneración de una persona, colectivo, clase social, etc. Puedo afirmar y afirmo que a día de hoy, a la gente le gusta el humor negro. ¿Cuántas veces te has tenido que enfrentar al chiste del tumor cerebral masculino y te has reído como cualquiera de Jaimito?

Volviendo a la tesis. Muchas veces me han exigido que me retracte después de contar un chiste negro. ”Pues no,” digo. ”Me niego”. Puede que te haya resultado excesivamente paupérrimo, o que tu opinión no es acorde con la de la historieta. Pero, el humor es humor. No es una protesta, ni un deseo, ni una completa realidad. El humor busca tu carcajada, no tu enfado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s